Prensa

may 2, 2018
Fuente: La Tercera - Pulso
Categoría: Gremiales

Laurent Freixe, CEO de Nestlé Américas: “Chile es el tercer país de la región para nosotros, tras Brasil y México”


Ejecutivo encabezó la inauguración de una planta de comida para mascotas en el país, que implicó US$120 millones de inversión.

Respecto a la Ley de Etiquetado, cuestiona el foco hacia las porciones, asegurando que esto no ayuda a educar al consumidor.

UNA MILLONARIA inversión inauguró Nestlé la semana pasada en Chile. La empresa destinó US$120 millones para construir una planta de comida para mascotas en Teno, VII Región, con la que la compañía potenciará su presencia en ese segmento, uno de los más competitivos en la zona.

Así lo comenta Laurent Freixe, CEO para las Américas de Nestlé, quien encabezó esa inauguración anunciando desde ya que planean ampliarla pensando en exportar hacia países vecinos. En entrevista con PULSO, el ejecutivo reitera las críticas a la Ley de Etiquetado, asegurando que, a su juicio, incumple su rol, pues dado su enfoque hacia porciones estándar no educa adecuadamente al consumidor.

¿Cómo fue 2017 para Nestlé en la región?

—En el ciclo económico para la región, especialmente en 2017, seguimos teniendo un contexto de recesión, especialmente en Brasil, por tercer año consecutivo. Por el peso de Brasil en la región, esto impacta particularmente. Con algunas excepciones, tuvimos un año exigente y difícil a nivel de crecimiento económico. El tema que siguió siendo importante fue el fin del súper ciclo de las materias primas, porque muchas de las economías de la región dependen de ellas. Eso ha tenido efectos, pero lo que vimos a fin de año fue un cambio de dinámica y una recuperación. Vemos también, y eso se nota a nivel global, que las materias primas van creciendo otra vez. Eso, por cierto, que también ayuda.

¿Eso es en toda la región?

—En América del Norte seguimos viendo un consumo deprimido, sin mucho crecimiento, y mucho empuje de las pequeñas marcas locales. Tuvimos un poco de lo mismo que en los años anteriores, pero con un mayor crecimiento, a pesar de este contexto difícil y más exigente. Y, además, con una presión inflacionaria en algunos de los países en que estamos.

El menor crecimiento, ¿impactó mucho el consumo?

—Por suerte, tenemos productos que son poco sensibles al ciclo económico. Si en un momento de crisis, momentos en que hay menos dinero en el hogar se puede aplazar un cambio de automóvil, de casa, etc. Pero no se puede aplazar el comer. Tenemos algún impacto, cuando hay más sensibilidad al tema de precios, y menos tendencia a comprar productos impulsivos, pero seguimos teniendo crecimiento. El mercado puede ralentizarse, incluso puede estar estable, pero nunca cae de forma fuerte. Esto, porque son productos esenciales, de consumo diario, y los bienes durables puedes aplazar, decidir de no irte de vacaciones, o fin de semana, pero hay que comer.

¿Qué tan importante es Chile para Nestlé?

—Chile es un país sumamente importante para Nestlé. Hemos hecho desde hace un tiempo muy largo inversiones importantes y, hoy en día, Chile es el tercer país para nosotros a nivel de América Latina, tras Brasil y México, pero casi igual que el tamaño de México, incluso con una población mucho más pequeña. A modo de ejemplo: Chile es más grande para nosotros que Argentina o Colombia. Es un país muy grande, donde tenemos muy buena presencia de marca, de categorías. Seguimos trabajando en nuevas categorías, incluso helados, donde no estamos en otras partes. Creo que no hay ningún país donde tengamos una cartera tan amplia como en Chile. Acá puedes encontrar todos los productos de Nestlé.

¿Cómo ven a Chile, en términos económicos y políticos?

—El crecimiento económico ha sido menor en los últimos años, pero seguimos creciendo y vemos también un cambio y mejores perspectivas para el país y, por lo tanto, estamos muy positivos respecto al potencial de Chile, y es el por qué estamos invirtiendo acá.

Ustedes inauguraron hace unos días una nueva planta de alimentos para mascotas, en la que invirtieron US$120 millones. ¿Qué los motivó?

—Es una inversión muy destacable, y tiene como foco suministrar el mercado chileno, pero con perspectivas de exportar a los países vecinos, especialmente Perú. La decisión no es para mañana, pero en el futuro próximo vamos a doblar la capacidad de la fábrica, y ya en ese proyecto vemos doblar la capacidad. Tenemos el edificio ya preparado para la ampliación. Apostamos por el potencial de Chile y pensamos que va a venir una nueva etapa, con una inversión adicional.

 Eso, ¿de qué depende?

—De lo que vemos, y mirando el crecimiento de la categoría de la región, pensamos que tendremos que ampliar esta planta a futuro.

¿Es un área relevante para ustedes?

—Sí, es la categoría número 1 para Nestlé en las Américas, y segundo es una categoría de mucho crecimiento, a través de la innovación y de productos de mayor valor agregado. Podemos aprovechar nuestra capacidad en I+D, podemos desarrollar nuestras marcas, y en ese sentido es un mercado sumamente interesante. Hay crecimiento rentable y apostamos por esa categoría.

En Chile y en el mundo ha habido cambios en el consumo hacia categorías más ‘light’. ¿Pasa lo mismo en el resto de la región?

—Lo que nosotros vemos a nivel global, más que una tendencia a productos más ‘light’, es una tendencia hacia productos cada vez más naturales. Hay un desarrollo de productos orgánicos y apostamos por ahí.

En ese sentido, en Chile se promulgó una Ley de Etiquetado. ¿Cómo la evalúan?

—Chile ha decidido poner en marcha esta nueva ley, en un contexto que es cierto, y no es específico de Chile, hay un crecimiento de la obesidad y el sobrepeso. Es un tema importante y es lógico que los gobiernos se enfoquen en esto, porque tiene mucho impacto. No estoy seguro que la respuesta sea la adecuada, porque toca sólo una parte del consumo. No toca lo que está preparado en casa, no toca todo el consumo fuera del hogar, y por lo tanto sólo enfoca una parte del tema. Nosotros creemos y nuestra experiencia global nos lo indica, que es a través de educación al consumidor, desde niños, con información adecuada, que empoderamos a los consumidores a hacer buenas elecciones. Eso no es sólo comprando productos industriales, empacados, sino también en la comida casera, y la comida que se come fuera del hogar, en las escuelas, en restaurantes de comida rápida, etc.

¿Qué aspecto debiera cambiar de la ley?

—Creo que es importante que el esfuerzo esté en educar al consumidor, entender una buena nutrición y hacer buenas elecciones. Está bien tener un enfoque de intentar informar al consumidor con un etiquetaje claro. Nosotros tenemos hace mucho tiempo un sistema de información al consumidor, y lo hicimos de manera voluntaria. El problema que vemos de la norma chilena es que el etiquetaje es por 100 gramos o 100 mililitros. Y hay productos que no se consumen así. No se educa adecuadamente al consumidor, no se informan las porciones. Sabemos que la ley tiene un enfoque adecuado, pero en su planteamiento falta el punto.