Prensa

jul 26, 2018
Fuente: Diario Financiero
Categoría: Gremiales

Ley de Etiquetado: pese a endurecimiento de normativa, se reduce número de sumarios


Durante el primer mes de la nueva fase, se registran solo cinco procesos. Eso sí, las empresas siguen viendo falencias en la aplicación de la normativa.

Una inevitable adaptación ha alcanzado la industria de alimentos a la Ley de Etiquetado, que estableció en 2016 el uso de sellos 'Alto en' en los productos altos en grasas, azúcares, calorías y sodio. Así también, la normativa prohíbe la publicidad de alimentos dirigida a menores de 14 años.

De acuerdo a los registros del Ministerio de Salud, en los primeros cinco meses del año se han registrado tan solo 18 sumarios sanitarios y cinco publicitarios en Santiago, versus 13 del año pasado. Ello, implica una mejora si se contrasta con los 65 que se totalizaron cuando se puso en marcha la normativa y los 69 anotados al cierre de 2017. Así, la primera fase totaliza 170 sumarios.

A partir del 27 de junio, la ley comenzó una nueva etapa que vuelve más rigurosa las exigencias. Por ejemplo: si en su comienzo consideraba, por ejemplo, la aplicación de un sello cuando se superaban las 350 calorías en los productos envasados sólidos, en 100 gramos, ahora será más estricta, obligando a no sobrepasar las 300 calorías.

A un mes de este evento, el balance se mantiene positivo. Según explica Rosa Oyarce, seremi de Salud de la Región Metropolitana, durante las primeras semanas se ha hecho evidente la adaptación de las empresas.

'Hemos tenido una excelente respuesta de la industria con respecto a esta segunda etapa de la Ley de Etiquetado. Eso ha sido muy positivo dado que la industria ha respondido en forma positiva a los cambios de la segunda etapa y esto para nosotros ha sido muy valioso dado que no hemos tenido que estar detrás de ellos para que hagan los cambios', explica. Durante este mes, se han registrado cinco sumarios.

También destacó particularmente la adaptación en términos publicitarios, considerando que en paralelo a la intensificación de la normativa, se estableció la obligación de poner la leyenda 'prefiera alimentos con menos sellos de advertencia'. 'Ahora las empresas cuando contratan los servicios la publicidad saben que tiene que tener este control', añadió.

Desde la puesta en marcha de la nueva fase, la seremi de la Región Metropolitana ha fiscalizado 10 establecimientos educacionales, a los cuales dos se le han aplicado sumarios por vender alimentos con sello. En el caso de los supermercados, se han fiscalizado cuatro, donde no se encontraron irregularidades. A la fecha, el mismo organismo ha fiscalizado más de 600 establecimientos educacionales, 130 supermercados y se han efectuado 23 fiscalizaciones a publicidad en medios de comunicación masiva.

 

Empresas siguen viendo falencias

Si bien la Ley de Etiquetado parece ya estar dentro del ADN de las empresas, persisten varias de las críticas que plantearon al comienzo de la ley, particularmente en lo que respecta a la medida de porciones por 100 gramos o mililitros.

'En su segunda fase de implementación, sigue teniendo los mismos problemas que en sus inicios: no permite tomar una buena decisión al momento de elegir un alimento, pues distorsiona productos de consumo individual sobre y bajo 100 gramos ó 100 ml. Este solo hecho hace que hoy existan alimentos sin sellos que tienen más ingredientes críticos por porción de consumo que otros con sellos, lo cual es un absurdo', explica Carozzi.

Añade que 'con la frase publicitaria ‘prefiera alimentos con menos sellos de advertencia’ este problema se agudizó, pues les estamos diciendo a los consumidores que, por no tener sellos, debe preferir un alimento con 28 gr. de azúcar y que no tiene sello, en vez de otro que solo tiene 6 gr. de azúcar, pero que tiene sello. Este es un mensaje engañoso, que abusa de la confianza del consumidor'.

José María Bagnardi, CEO de PepsiCo, dice que han debido acelerar en Chile su estrategia global que apunta a reducir grasas saturadas y sodio. No obstante, afirman que 'casi el 90% de los productos del portafolio de snacks se mantendrán sin sellos o con la misma cantidad que en la fase anterior'.

Por su parte, el presidente de AB Chile, Rodrigo Álvarez, sostuvo que aún en esta segunda fase, advirtió que 'todavía no existen evaluaciones concretas sobre el impacto que ha tenido en la alimentación de los chilenos, que vaya más allá de una encuesta' (ver nota relacionada).

 

Recuadro

SUMARIOS SANITARIOS

65 en 2016

69 en 2017

18 al 31 de mayo

 

SUMARIOS PUBLICITARIOS

13 en 2017

5 hasta el 27 de junio

'Hemos tenido una excelente respuesta de la industria con respecto a esta segunda etapa de la Ley de Etiquetado'.

Rosa Oyarce Seremi de Salud de la Región Metropolitana.

 

AB Chile: 'Aún no existen evaluaciones concretas sobre el impacto'

Rodrigo Álvarez, presidente del gremio, reconoció aumento en sellos.

Para Rodrigo Álvarez, presidente de AB Chile, la adaptación de la industria a la nueva etapa de la ley no presentó mayores desafíos. Y es que las empresas ajustaron su portafolio anticipadamente a los estándares más exigentes.

Aún así, dice ya en la segunda fase de la ley, aún no existen registros de que la normativa se haya traducido en mejoras concretas en los hábitos de consumo.

 

- ¿Cuál es su balance de los primeros 30 días de la segunda fase de la ley de etiquetado?

- La industria de alimentos ha cumplido con el cambio normativo a cabalidad, no hemos tenido reporte alguno de problemas en su implementación.

 

- ¿Qué comparación hace respecto al primer mes de la puesta en marcha de la ley?

- La implementación y adaptación de la industria a esta norma se inició mucho antes de la entrada en vigencia y las empresas estaban preparadas para esta segunda etapa, por lo que la adaptación y cumplimiento no han sido un desafío mayor.

 

- ¿Ha sido relevante el alza en sellos?

- Era altamente probable que con la implementación de la segunda etapa de la Ley de Etiquetado se observaran más productos con sellos y productos con más sellos por envase. Es más complejo o derechamente inviable técnicamente seguir reduciendo nutrientes a través de una reformulación, sin afectar la calidad.

 

- ¿Se adelantará la industria a la tercera fase?

- Tal como ocurrió con la implementación de la primera y segunda etapa, la industria de alimentos se ha preparado para cumplir con la normativa, por lo que la tercera fase no será una excepción, y se harán todos los esfuerzos necesarios para seguir cumpliendo con el reglamento.

 

- ¿Es perfectible la normativa?

- Como hemos planteado en otras ocasiones, creemos que es adecuado y oportuno que la autoridad haga una evaluación en estos momentos de una política pública tan amplia e importante como ésta. A dos años de su entrada en vigencia, aún no existen evaluaciones concretas sobre el impacto que ha tenido en la alimentación de los chilenos, que vaya más allá de una encuesta de percepción o conductas autodeclaradas.

POR RODRIGO OLIVARES-