Prensa

ago 31, 2018
Fuente: Diario Financiero
Categoría: Homepage

Pablo Devoto, el ex puma argentino que deja Nestlé Chile tras cinco años al mando


El presidente ejecutivo de la compañía analiza su paso por el país, la ley de etiquetado y asegura que hay una recuperación en el rubro de alimentos.

Hoy viernes es un día especial para Pablo Devoto (59 años). Es su último día como presidente ejecutivo de la gigante suiza en nuestro país. Tras 31 años en Nestlé, de los cuales pasó los últimos cinco años a la cabeza de la filial chilena, volverá a su país, Argentina, para empezar nuevos rumbos: 'Más que jubilarme o retirarme, voy a cambiar de prioridades', reflexiona este ex puma, que defendió los colores de la selección argentina de rugby entre 1981 y 1985.

'El rugby me formó más que la universidad y la escuela. Aprendí a jugar en equipo, el respeto a las reglas, la obediencia al capitán…', cuenta el ejecutivo y dice que estos valores los ha aplicado en su trabajo. 'Juegas con gente, no contra la gente, porque se necesitan dos equipos para jugar', afirma al tiempo que destaca que en este deporte hay espacio para los altos, los bajos, los gordos, los flacos, los lentos y los rápidos. 'No todos sirven para todo, pero todos sirven para algo'.

Devoto deja una empresa que en Chile factura al año US$1.680 millones. En nuestro país se consumen diariamente 1,6 millones de tazas de leche Nido y se toman 6,5 millones de tazas de Nescafé al día.

Precisamente, su primer contacto con el café fue cuando hizo el servicio militar en 1977. Tuvo un mes de instrucción y luego debió pasar 12 meses sirviéndole el café a un almirante, en tiempos que se escuchaban tambores de guerra entre Argentina y Chile. En ese entonces no imaginaba que la vida lo traería al otro lado de la cordillera.

 

-¿Cómo ha cambiado la empresa desde que usted llegó a Nestlé Chile?

-Ha evolucionado como lo ha tenido que hacer. No hubo que cambiar a Nestlé Chile. Estaba en un buen camino y estaba performando bien. Lo que había que hacer era continuar con esa senda, agregando cosas como por ejemplo la construcción de la fábrica de Teno. Tampoco teníamos el negocio para alimento de mascotas. También se trabajó en cosas más blandas como el tema de la participación de la mujer y la diversidad.

 

-Si tuviera que decir las tres cosas que marcaron su paso por Nestlé Chile ¿Cuáles serían?

-Yo creo que esas cosas las tiene que decir la gente y los colaboradores. Yo no estoy haciendo una evaluación de lo que hice bien o mal. Yo siento que recibí una compañía que es parte de una cadena de muchos éxitos, que se seguirán dando a futuro. No me tocó vivir una crisis.

 

-Pero usted ha dicho que los años 2016 y 2017 fueron difíciles.

-Yo creo que cualquiera que hubiera estado en mi lugar habría tenido que jugar. En Nestlé somos una compañía de equipo. Obviamente me tocó ser el líder y algunas veces lidiar con años de no crecimiento, por lo que hubo que tomar medidas. Llegó la Ley de Etiquetado y la economía no crecía. Creo que el tiempo dirá si mi aporte fue bueno o no. Lo más lindo fue haber integrado un equipo con gente muy capaz. Nestlé tiene un alma muy especial, donde sus trabajadores saben que son parte de una compañía muy importante. Tenemos baja rotación de gente, personas que hacen carrera 40 años y se jubilan.

 

-A propósito, ¿cómo evalúa la Ley de Etiquetado y los cambios que vienen?

-Yo veo que seguimos perdiendo una oportunidad de educar y ayudar al consumidor. Creo que la etiqueta que está en la mayoría de los productos no educa ni informa. La advertencia tiene el valor de la advertencia, pero no el de la educación, y eso al final del día puede generar confusión. Sigo pensando que ojalá nosotros como empresa podamos educar a los consumidores mediante nuestros programas, como el de 'niños saludables', donde les enseñamos a comer y a equilibrar la dieta. Denostar el alimento y la comida es ir en contra de nuestra cultura. Nestlé como compañía está de acuerdo en una Ley de Etiquetado que eduque, que enseñe y que le permita al consumidor tomar decisiones más informadas.

 

-¿Eso se ve en el horizonte?

-Creo que está en discusión en el mundo entero. Todos han buscado sus caminos y no se ha encontrado la solución. Ojalá yo pudiese agarrar un producto, mirar la marca y saber perfectamente en qué me va a contribuir a la dieta.

 

Consumidor ‘agringado’

Casado, padre de cuatro hijos y fanático de Boca Juniors, Devoto ingresó a la multinacional -que en Chile tiene 80 marcas y es famosa por producir el Super 8 y el chocolate Sahne Nuss-, como jefe de grupo de productos, llegando a convertirse en country manager de Argentina. Luego debió partir a Brasil para aterrizar en Chile en 2013.

 

-¿Cómo ve el consumo local?

-Veo que este año es positivo. Creo que va a haber una recuperación en el rubro alimentos y en las categorías en las cuales nosotros participamos.

 

-En una ocasión usted comentó que el chileno era un consumidor ‘agringado’ ¿Sigue pensando eso?

-Sí. Yo creo que es así. El chileno es un consumidor muy abierto y le gusta la novedad. El nivel de digitalización del consumidor es muy grande.

 

-Dicen que el consumidor local es ‘early adopted’, es decir que busca y adopta las nuevas tendencias con rapidez ¿lo comparte?

-Sin duda. Yo creo que es fruto de la economía de mercado, es decir la economía abierta donde la conexión con el mundo es parte de Chile. Este es un país relativamente pequeño en cantidad de habitantes y en geografía, que está encerrado entre la cordillera y el océano. Sin embargo, es un país conectado y que quiere acceder al primer mundo y trabaja para eso. Se compara con la OCDE desde hace muchos años, tiene tratados internacionales y además tiene figuras que son emblemáticas para mí. Me tocó ver cómo Bachelet le pasó el mando a Piñera, después Piñera a Bachelet y nuevamente Bachelet a Piñera. Yo creo que son fuertes adversarios, pero han ido a desayunar, se han sacado la foto… Ellos se respetan y se saludan, cosa que lamentablemente no pasa en otros países. En mi país es difícil que eso suceda, y yo creo que Mauricio Macri está tratando de llevar a Argentina ahí. Yo siento que la oportunidad está a través de lo que representa Chile, y eso hace distinto a este país. No tienen ningún presidente preso o acusado como lo que ocurre en Brasil y Argentina. Todo eso hace a Chile un país diferente.

 

-¿Cuáles son las principales diferencias que ve entre Chile, Argentina y Brasil?

-Chile es un país donde las instituciones se respetan mucho. Donde la corrupción, si la hay, es mucho menor, y no es obstáculo para el desarrollo y el crecimiento. También hay un compromiso muy grande de la gente que dirige Chile para con su país. Yo veo que hay una meritocracia importante, más allá de que pueda haber discusiones.

 

Recuadro

Guerra de la leche: 'Lamento que una cadena donde todos se necesitan, se rompa'

-¿Qué le parece la ‘guerra de la leche’ que se ha desatado con fuerza en las redes sociales?

-Yo lamento que se haya generado esa situación, en que una cadena donde todos se necesitan, se rompa y comiencen a haber peleas. Hablar mal de una empresa nunca es positivo para el sector. Lo positivo es trabajar en conjunto. Entendiendo eso, me parece que la legislación chilena es correcta. Yo creo que todos los productos lácteos hechos por las firmas que operan en Chile son buenos, son empresas serias y están buscando lo mejor, y creo que esto no colabora en absoluto a que el sector mejore. No es un buen mensaje el que se está entregando. El consorcio lechero es un intento que Nestlé apoya, estamos trabajando para mejorar la cadena desde la producción hasta el consumidor. Por ejemplo, hablar de que la leche en polvo es mala… es la misma leche de la vaca, que tiene los mismos nutrientes y que una vez hidratada es perfecta para consumir. Lo dice todo el mundo y poner eso en discusión es como ir para atrás. Hemos trabajado mucho para apoyar al productor y no existe una industria lechera sin productores lácteos.

Tampoco existe una industria sin que el productor no tenga donde transportar, producir o comercializar. Necesitamos que eso actúe armónicamente. Acá se habla de colusión, que desde 2006 se reporta anualmente a la fiscalía. Pero se sabe que ninguna compañía de las acusadas está coludida. De esto nunca va a salir nada bueno. Nosotros queremos ser una empresa exportadora y si no exportamos manteca, leche y quesos ¿qué vamos a exportar? Queremos hacer una industria más sofisticada, con productos de calidad. Lo importante es que se fiscalice y se castigue a quien no cumpla. En resumen, llama la atención lo que está sucediendo.

 

-¿Qué cree que causó todo este revuelo?

-Son intereses, ya sean políticos o de creer que se mejora una posición relativa. Ha pasado que lanzan la pelota y se dan cuenta que en verdad no pasa nada. Se empieza con una crítica o una acusación, sin información ni conocimiento. Nosotros hemos llevado constantemente a diputados y senadores a las fábricas, para que conozcan el proceso y para que vean de qué se trata hacer leche en polvo y las cosas que hacemos. Puede haber gente con mala fe, y que creen que pueden tener un beneficio a corto plazo y no se están dando cuenta de que en el fondo están generando un problema para todo el sector.

'Veo que este año es positivo. Creo que va a haber una recuperación en el rubro alimentos'.

 

'Denostar el alimento y la comida es ir en contra de nuestra cultura. Nestlé como compañía está de acuerdo en una Ley de Etiquetado que eduque, que enseñe y que le permita al consumidor tomar decisiones más informadas'.

POR MAGDALENA WINTER-