Prensa

nov 28, 2018
Fuente: El Mercurio
Categoría: Homepage

Pelea Girardi-Bofill: Empresa de alimentos chilena presenta propuesta para cambiar sellos "altos en"


Tras las declaraciones del presidente de Carozzi, quien calificó a la Ley de Etiquetado como un "fracaso", el senador informó de acciones legales contra la compañía.

SANTIAGO.- Un supuesto "fracaso", una demanda y una nueva propuesta son los temas que han rondado a la Ley de Etiquetado, que ya lleva dos años en vigencia, durante los últimos días.

Todo comenzó cuando Gonzalo Bofill, presidente de empresas Carozzi, señaló que la obesidad en el país ha empeorado y que así lo demuestra el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el cual ubica a Chile como el segundo país OCDE con la tasa más alta de obesidad.

Por lo anterior, realizó un análisis de la normativa que incluye los sellos "Altos en", cuyo objetivo es señalar cuando un producto sobrepasa cierta cantidad de contenido en grasa, azúcares, calorías y sodio. "Su mala implementación, a un mal reglamento, demuestra que está lejos de mejorarla (...) Los datos de consumo señalan que las fuentes de obesidad no están siendo atacadas. El informe de la FAO es lapidario en este sentido: ha sido un fracaso", comentó Boffil.

Tras estas declaraciones, el senador PPD Guido Girardi informó que presentaría acciones legales contra AB Chile -que reúne a productores e importadores de alimentos y bebidas, entre ellos, Carozzi- y señaló que esta empresa "tiene una animación donde le señala a la población que la ley es mala".

Según Girardi, ese sector de la industria contraviene el artículo 53 del Código Sanitario que prohíbe cualquier forma de publicación o propaganda referente a higiene, medicina preventiva o curativa y ramas semejantes que, a juicio del Servicio Nacional de Salud, tienda a engañar al público o a perjudicar la salud colectiva o individual.

Incluso el ministro de Salud, Emilio Santelices, comentó que "la industria está en una acción sistemática para debilitar o desprestigiar esto, que es un modelo para Latinoamérica".

Bofill respondió al parlamentario manifestando que su reacción atentaba "contra la libertad de expresión, va en contra de la esencia de la democracia y afecta la sana convivencia. Lo que es aún peor, no ayuda en nada a combatir efectivamente la obesidad en Chile".

El senador, mediante una carta publicada en el diario El Mercurio, fue duro y aclaró que "en nombre de la libertad de expresión no se puede atentar contra la salud de los niños y niñas".

Pero este debate no quedó entre ellos, este martes el abogado experto en derecho a la información, Pedro Anguita, respondió a Girardi diciendo que la interpretación de la norma que citó "excede el ámbito fijado por la ley. Aunque lo fuera, no puede sustraerse de la deliberación pública el tema de la nutrición infantil, y las políticas determinadas por la autoridad (...) Girardi debería saber que el factor esencial que ha posibilitado el progreso moral e intelectual de la humanidad se debe en gran parte a la libertad de expresión".

 

Inserto en los medios

Tras estos acalorados días de dimes y diretes, Carozzi publicó un inserto en los principales diarios del país donde, según lo escrito, dicen no oponerse a la Ley de Etiquetado y que coinciden con la FAO en que "la obesidad tiene múltiples causas y que, por lo tanto, se requiere más de una medida para su solución".

Basándose en eso, la empresa, que presentó un recurso de protección contra la Seremi de Salud Metropolitano tras prohibir la comercialización de productos navideños de Ambrosoli y Costa el cual perdió, presentó una propuesta de "nuevo etiquetado" donde se señala el "alto en..." más las calorías por porción y el porcentaje total de la recomendación diaria.

"Así, de forma muy simple, los mismos sellos informarán el contenido de la porción que realmente vas a comer", explica la empresa en el mismo inserto.

Por Gabriela Varas Zamora, Emol