Prensa

ene 29, 2019
Fuente: El Mercurio
Categoría: Homepage

Consumidores valoran idea de perfeccionar sellos de advertencia de Ley de Etiquetado


Agregar más información al octágono de "alto en" ayudaría a consumidores a elegir productos más saludables.

Han pasado más de dos años desde que entró en vigencia la Ley de Etiquetado de Alimentos, que obligó a poner sellos de "alto en" a los productos envasados que sobrepasan los niveles máximos de nutrientes críticos (sodio, grasas saturadas, azúcar y calorías).

Todo eso con el objetivo de reducir los índices de obesidad en el país y facilitar el acceso a información sobre la composición de los alimentos para que los consumidores puedan tomar decisiones de compra más saludables.

Sin embargo, desde entonces la industria alimentaria ha sido crítica de la normativa, e incluso ha propuesto cambios a los actuales sellos de advertencia para incluir más información para los consumidores.

Según una encuesta realizada por Cadem, por encargo de Carozzi, el 89% de las personas está de acuerdo con la propuesta de modificar los sellos e incluir datos adicionales que faciliten la toma de decisión.

Carozzi propone dividir el octágono de advertencia en tres partes y, al mensaje actual de "alto en", agregar los gramos que contiene el producto del nutriente crítico y añadir también el porcentaje que representa de la recomendación diaria de consumo (ver foto).

Santiago Valdés, gerente de Carozzi División Chile, plantea que "hay un 60% de productos con sellos de advertencia y en la tercera etapa (junio de 2019) vamos a llegar a 80%, y seguimos viendo que la gente no tiene información suficiente para elegir entre dos productos con advertencia".

Agrega que "hoy es lo mismo un yogur que una bebida, y eso no tiene ningún sentido".

De acuerdo con los encuestador, la propuesta de los nuevos sellos entrega más información, es más útil y ayuda a elegir mejor el producto más saludable.

Para Daniela Godoy, jefa de la División de Políticas Públicas Saludables y Promoción del Ministerio de Salud, la ley aún está siendo implementada y "recién cuando termine el próximo año vamos a poder empezar a evaluar el impacto real". Aunque dice que "el objetivo de los sellos es entregar información clara y sencilla a las personas, relacionada con los alimentos que exceden límites que pueden afectar la salud" y, en ese sentido, la normativa "ha sido bien evaluada".

Por su parte, Jaime Burrows, exsubsecretario de Salud Pública, afirma que si bien "todas las cosas son perfeccionables, las ideas nuevas tienen que ser con base en evidencia de que efectivamente pueda ayudar". Añade que la información que se propone agregar "no está comprobado que sirva, porque las personas no andan calculando para medir el consumo".

 

Recuadro

VIGENCIA

Han pasado dos años desde que entró en vigencia la ley, pero aún no está en pleno régimen.

Por  MAX CHÁVEZ-