Prensa

abr 21, 2021
Fuente: El Mercurio
Categoría: Homepage

25 grandes firmas presentan plan de gestión de residuos al TDLC


Carozzi, Nestlé y CCU, entre otras, conformarían un sistema colectivo de gestión (SIG) para recolectar residuos de envases y embalajes en el marco de la Ley REP.

Un paso relevante dieron varias empresas de la industria del consumo masivo para cumplir con las ambiciosas metas que pondrá sobre la mesa la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor): a partir del 2023, las firmas tendrán que cumplir con metas de recolección de los envases y embalajes que pongan en el mercado, las que irán aumentando hasta llegar a un 60% del total. Ayer, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) informó que un grupo de 25 empresas de bebidas, alimentos, entre otros rubros, le presentaron el 'plan de gestión', y bases de licitación relacionadas con este, que han formulado para cumplir con dichas exigencias.

Ello, con el fin de que el tribunal determine si 'cumplen con las exigencias de la Ley Rep en materia de libre competencia'. Entre esas 25 empresas, aparecen Agrosuper, Embotelladora Andina, Carozzi, CCU y Nestlé, entre otros grandes actores del consumo masivo. Las empresas explicaron que ya se encuentran avanzando en las gestiones para construir un sistema colectivo de gestión (SIG) de estos residuos. Ello, a través de una 'corporación de derecho privado denominada Sistema de Gestión de Envases y Embalajes' en la que participarán las 25 empresas mencionadas, pero se podrán sumar otras a futuro.

Las compañías dieron algunas luces en su informe al TDLC respecto a cómo funcionará el SIG. 'Cada SIG puede contratar con gestores particulares los distintos servicios que componen el manejo de residuos, esto es, su recolección, almacenamiento, transporte, pretratamiento y tratamiento. Para ello, los SIG tienen la obligación de convocar a licitaciones abiertas para que cada interesado pueda formular sus propuestas de servicio de manejo de residuos', expusieron. En este contexto, las empresas indicaron que 'la ley considera que la reunión de productores para gestionar de manera colectiva los residuos y las condiciones en las que se contrate con terceros su manejo puede generar eventuales riesgos de libre competencia'.

Por lo anterior, indicaron que es necesario despejar dos puntos relacionados con la competitividad. El primero, es que 'en las bases de licitación para la contratación del manejo de residuos con terceros no existen reglas que impidan, restrinjan o entorpezcan la libre competencia'. Y el segundo es que 'en las reglas y procedimientos para la incorporación de nuevos asociados y para el funcionamiento del SIG no existen hechos, actos o convenciones' que afecten la libre competencia. En una entrevista con 'El Mercurio', el presidente de AB Chile —gremio en que participan varias de las 25 empresas—, Rodrigo Álvarez, indicó que solo las instalaciones ligadas a recolección domiciliaria para el SIG tendrá un costo sobre los US$ 800 millones en los primeros diez años de aplicación.

 

Recuadro

Participantes 25 empresas inicialmente formarán parte del SIG, pero se podrán sumar más.